Yo quiero ser “millenial” : “La barra de Copérnico”, de Ibón S. Rosales

Las letras

Elegí las letras para remover

porque el culo

ya lo tenían

muy visto.

 

Millenial es una palabra recurrente en redes sociales y artículos de prensa, en este día a día tan nuestro en el que la sociedad se empeña en el etiquetado y envasado de personas y generaciones. Parece ser que el término hace alusión a los nacidos entre tal y cual fecha. Pues mira qué bien.

Según estos estrictos parámetros, Ibón S. Rosales (1992) es millenial y escribe poesía; una poesía que ella misma me definió como “tuitera” y “ligera”. Y es que una de las supuestas características de la generación millenial es su estrecha vinculación a las redes sociales como medio de comunicación amplio, a veces hasta impúdico, donde la línea de lo considerado moralmente privado es difusa e incómoda.

Y yo me pregunto: ¿y qué? Existe ya desde hace unos años un debate en el mundo de la crítica literaria sobre lo que es buena poesía y lo que no lo es, a raíz del surgimiento de figuras como Elvira Sastre, que saltó de un blog personal al papel; y Marwan, que hizo lo propio desde sus canciones y su cuenta de Twitter. Se trata una poesía poco escolástica, informal en el sentido más estricto de la palabra, que utiliza un lenguaje callejero y cotidiano que podría escandalizar a los lectores más tradicionales.

¿Y qué?

Personalmente, leo a veces a través precisamente de las redes sociales una poesía que tengo que revisar un par de veces para poder entender: construcciones artesanales, gongorinas, de factura morfológica impecable… pero que me deja fría, porque frío es el vacío que me dejan en el alma. Mi idea de poesía es otra: es abrirse la piel y dejar que la carne sangre, se drene y se limpie. Es vehemencia, es pasión, es una virulencia verbal de honestidad perturbadora. Es, en definitiva, la plasmación desnuda de emociones, ideas y sentimientos verbalizadas de tal modo que conecta en lo más profundo con todos nosotros. Es por ello que la poesía, la buena, a veces me duele tanto que tengo que abandonarla en un rincón. Ya vendrán tiempos mejores. O no.

IMG_20200823_105311

Me dolió tanto este poema que lo tuve que morder

Pese a esta preferencia, reconozco que cada vez que leo que se cataloga un poemario como “fresco”, la tendencia es la de salir huyendo; no se puede huir siempre de los prejuicios aprendidos, y asume una que se va a topar con intrascendencia y exceso de ligereza. Pero ” La barra de Copérnico” no es fresco; es simplemente, limpio. No escribe Ibón sobre si misma; simplemente, se escribe en esta colección de poemas escritos durante nueve años de su vida. En ellos nos habla del amor y del desamor, que no son para nada millenials, sino maravillosos y terribles para todos por igual. Escribe también sobre su amor por el periodismo y sus conflictos con esta profesión de equilibristas; sobre su militancia feminista que es profundamente solidaria y empática; sobre su simple-compleja observación de la realidad, sobre una geografía vital (Madrid, Barcelona, México, Gran Canaria) que la ha configurado como ciudadana activa del mundo. Su lenguaje es más trascendente de lo que ella misma quizás pueda pensar; la aparente simpleza de sus palabras nos lleva sin meandros a su verdad. Y es intensa la desnudez y la franqueza, y ves el corazón, el alma, el dolor, el abandono; también la fortaleza y la alegría. “La barra de Copérnico” es buena poesía.

¿Que por qué quiero ser millenial? Porque envidio esta transparencia y falta de pudor, esa capacidad de conexión que va más allá de cualquier edad o pertenencia. Porque, siguiendo con ironía esta moda que nos condena a encasillarnos, mi generación se dedica a llenar vitrinas de fracasos y algún que otro triunfo, y a barrer sueños rotos debajo de la alfombra. Y calla; y yo quiero, más que hablar, gritar. Porque los poemas de Ibón, a pesar del dolor que muchos de ellos destilan, están llenos de esperanza; porque es admirable que en estos tiempos que corren, alguien la tenga.

Yo quiero ser millenial. Lean a Ibón S. Rosales y quizás ustedes también quieran serlo.

la barra de Copérnico

La portada se ha quedado levantada; confieso que he leído.

“La barra de Copérnico”, de Ibón S. Rosales, está publicado en la Colección Ites de la editorial Olé Libros. Puedes comprarlo en su página web https://olelibros.com/comprar-libros/poesia/coleccion-ites-poesia/la-barra-de-copernico/

También en la Librería Canaima, Librería Lemus y El Corte Inglés, entre otros puntos de venta.

Un comentario en “Yo quiero ser “millenial” : “La barra de Copérnico”, de Ibón S. Rosales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s